stemcell

Gracias al polémico tratamiento de células madre, el mariscal de campo de Broncos de Denver, Peyton Manning, recuperó su salud y regresó al emparrillado, dejando atrás la lesión en el cuello que parecía augurar el final de su carrera. ¡Conoce cómo funciona esta terapia de la medicina regenerativa que sigue rodeada de controversia!


Células madre, para recuperar vida y salud
Después de tres cirugías para aliviar una lesión en el cuello que resultaron infructuosas, un desesperado Peyton Manning decidió (en 2011) someterse a tratamiento experimental en Europa debido a que en Estados Unidos no estaba aprobado.
Se trató de terapia a base de células madre obtenidas de grasa del cuerpo del propio Manning, que luego se inyectaron en el disco intervertebral con la esperanza de que regeneraran los tejidos de la zona y resolvieran la dolorosa lesión.
Las células madre tienen el potencial de convertirse en distintas células, es decir, funcionan como sistema reparador del organismo capaz de formar nuevos tejidos. Al hablar de células madre mesenquimales (halladas en cordón umbilical, médula ósea, grasa y dientes, por ejemplo) los científicos se refieren a aquellas que pueden generar tejidos como huesos, músculos y cartílagos.
Para médicos y científicos este tema tiene gran futuro en distintas áreas de la investigación médica que podría explicar cómo se producen ciertas condiciones que comprometen vida y salud, entre ellas, defectos congénitos o cáncer. Igualmente, auguran que podrían utilizarse para producir células y tejidos para tratar enfermedades como Parkinson, Alzheimer, traumatismos en la médula espinal, diabetes y artritis.


¿De dónde se obtienen?
Se obtienen de sangre de cordón umbilical, gelatina de Wharton, fluido amniótico, médula ósea, sangre periférica movilizada y tejido adiposo.
Tienen plasticidad celular para diferenciarse en células maduras de casi cualquier tejido, incluyendo: células de corazón, páncreas, hígado, pulmón, neuronas, hueso, cartílago, tendones, ligamentos, piel, etc.

Promueven la reparación de islotes pancreáticos.

Promueven la reparación de glomérulos renales.

Promueven la angiogénesis para la formación de nuevos vasos sanguíneos.

Revierten fallo hepático mediante la inhibición de la infiltración leucocitaria y la consecuente muerte de hepatocitos.

Restauran la función retinal, retrasando degeneración de la retina e inhiben la muerte de los fotorreceptores.

Evitan reconocimiento de antígenos, interfiriendo en la función de las células dendríticas y de los linfocitos T, provocando un efecto inmunosupresor local debido a su capacidad de secretar citoquinas.
Por sus propiedades antiproliferativas y antiinflamatorias, se consideran idóneas para el tratamiento de las enfermedades autoinmunes.

stemcell

Existen publicaciones en las que se muestra la seguridad de este tipo de tratamiento en pacientes con Esclerosis Múltiple, Esclerosis Lateral Amiotrófica, Enfermedad de Crohn, Artritis Reumatoide, y Lupus Eritematoso Sistémico.

“Mente sana en cuerpo sano.”

- Juvenal

Envienos un mensaje.

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Telefono a 10 digitos (requerido)

Asunto

Tu mensaje